Interpretación de los exámenes de laboratorio clínico

 

La hemoglobina glicosilada o glicosilatada A1c

La hemoglobina es una proteína que se encuentra en los glóbulos rojos de la sangre y sirve para transportar el oxígeno al resto de nuestras células y tejidos.

 

Esta proteína se une a la glucosa circulante por el torrente sanguíneo. El porcentaje de proteína unida a glucosa es lo que se denomina hemoglobina glicosilada o glicosilatada (HbA1). Esto sucede también en las personas sin diabetes.

 

Cuanto mayor es la cantidad de glucosa en sangre más se une a las proteínas y su porcentaje de unión indica cual ha sido la cantidad media de glucosa circulante durante el tiempo de vida del glóbulo rojo. El porcentaje de glicosilación es proporcional al tiempo y a la concentración de glucosa; en otras palabras, los glóbulos sanguíneos más viejos tendrán un mayor porcentaje de hemoglobina glicosilada y aquellas personas mal controlados (con períodos de altas concentraciones de glucosa sanguínea tendrán un mayor porcentaje en su resultado. Por el contrario, aquellas personas que han mantenido un buen control metabólico, vigilado y controlado tendrán un porcentaje de hemoglobina glicosilada en valores más cerca a los normales.

La hemoglobina glicosilada tiene varias fracciones y de ellas, la más estable, la que tiene una unión con la glucosa más específica es la fracción HbA1C. La hemoglobina A1c es la más importante, dado que su molécula de azúcar es la glucosa covalentemente enlazada al terminal amino de la cadena beta. Como las concentraciones normales de glucohemoglobina excluyen marcadas fluctuaciones de la glucosa sanguínea durante las 3 o 4 semanas precedentes, la concentración de hemoglobina A glicosilada representa el índice más confiable de la media de la glucosa sanguínea durante un largo período de tiempo.

 

 

Correlación de HbA1c con niveles de glicemia

HbA1c Glicemia promedio mg/dl
6 126
7 154
8 183
9 212
10 240
11 269
12 298

Fuente: Standards of Medical Care in Diabetes—2009. Tabla 8

Calculador en línea

 

La HbA1c no se ve alterada por cambios agudos o recientes de las glucemias y depende de la concentración de glucosa del entorno y de la vida media de los glóbulos rojos en el organismo. Como la vida media de estos hematíes es aproximadamente de 90-120 días, conocer como están “marcados” por la glucosa que circula junto con ellos nos indica como ha sido el control metabólico durante ese periodo de tiempo. Si bien el 50% aproximado del resultado depende de las concentraciones de glucosa durante las últimas 4-6 semanas.

 

Este examen se utiliza para medir el control de la glucosa sanguínea en un período prolongado en individuos con diabetes. En general, cuanto más alto sea el nivel de HbA1c, mayor será el riesgo para el paciente de desarrollar complicaciones de la diabetes (enfermedad ocular, enfermedad renal, daño al nervio, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular). Esto sucede especialmente si el nivel de HbA1c permanece elevado en más de una ocasión. El lograr mantener un estricto control de la glucemia con varias alternativas medicamentosas, fijando como meta mantener un nivel de HbA1c en promedio ( 7% ) reduce significativamente (50%) la posibilidad de desarrollar complicaciones crónicas de la diabetes.

 

La prueba se determina en sangre y tiene la ventaja de que la muestra se puede extraer en cualquier momento, ya que su resultado no resulta afectado por variaciones a corto plazo (p. ej., ingesta de alimento, ejercicio, estrés, etc.)
 

Niveles de referencia de la HbA1c

Parámetro

BUEN CONTROL

CONTROL ACEPTABLE

CONTROL DEFICIENTE

HbA1

menos de 8%

entre 8 y 9.5%

más de 9.5%

HbA1c (la más usada)

menos de 6.5%

entre 6.5 y 7.5%

más de 7.5%

 

Cualquier persona a la que se le diagnostica la diabetes se le debe medir su nivel de Hemoglobina Glicosilada A1c. Posteriormente, su frecuencia de medición deberá analizarse individualmente. Por norma, se recomienda realizarla al menos dos veces al año y más frecuentemente (cada dos o tres meses) si no se tienen bajo control los niveles de glucemia o también cuando se realizan cambios en el tratamiento o cuando es menester un estricto control, por ejemplo una mujer con diabetes durante su embarazo.

 

Como cualquier otro parámetro, la hemoglobina glicosilada puede resultar modificada por alteraciones que varíen el natural recambio de los glóbulos rojos, tales como hemorragias, anemia hemolítica, transfusiones, embarazo etc. , que producirían falsos descensos. También se puede ver alterada por la ingestión de dosis elevadas de ácido acetil salicílico (Aspirina), vitamina C, alcohol, altas cifras de lípidos en sangre, etc., que producirían falsos aumentos.

 

La prueba de hemoglobina glicosilada es muy importante, sin embargo no puede sustituir al monitoreo de glicemias, ya que ésta no puede medir su control diario y por lo tanto no le permite ajustar sus dosis de medicamentos orales, de insulina, de actividad física, de ingesta de alimentos en el día a día. Por lo tanto, realizar un autocontrol glicémico de manera periódica e inteligentemente en sus decisiones, permite que logremos obtener un buen control glicémico el cual será reflejado con el porcentaje de hemoglobina glicosilada A1c obtenido.

 

Publicidad
Dr. Rigoberto J. Marcano Pasquier

Medicina Interna
 
Ambulatorio Medis.

Av. José María Vargas. Centro Comercial Santa Fe.

Nivel C3. Consultorio 2.
Caracas. Venezuela.
: @rigotordoc
 

Última actualización: marzo 04, 2014

Inicio  Servicios  Temas de salud  Preguntas frecuentes  Directorio  Enlaces  Contáctenos

Primeros Auxilios   Significado de los exámenes de laboratorio clínico

Búsqueda avanzada

Formatos para control de parámetros clínicos

Términos legales y condiciones para el uso de los recursos en línea


Publicidad

© Derechos reservados.

medicinapreventiva.com.ve