www.medicinapreventiva.com.ve  

Mosca con el dengue, que vienen las lluvias!

E

l dengue es esencialmente una enfermedad humana que es transmitida por el mosquito Aedes aegypti. En Venezuela se reportaron durante el año 2004 un acumulado de 30 mil 693 casos de dengue en todo el país, de los cuales 1.986 fueron hemorrágicos. Debemos tomar conciencia de que el dengue es una realidad, que nos puede afectar a todos y hacer lo posible por evitar los criaderos del zancudo, en nuestra casa y sus alrededores. Un informe del Ministerio de Salud, filtrado a la prensa según publicó el diario El Universal de Caracas, recoge los casos de la patología hasta la semana 49, es decir, entre el 6 y el 12 de diciembre de 2009.

Inicio

Servicios

Chequeo Preventivo

Pierda peso!

Preoperatoria Express!

Evaluación Preoperatoria

Preguntas frecuentes

Directorio

Enlaces

Contáctenos


Mosca con el dengue, que vienen las lluvias!

Venezuela según refleja el Ministerio de Salud en el boletín epidemiológico N° 38 del año 2009 (del 20 y el 26 de septiembre) se contabilizaron un total de 33 mil 899 casos, un 2,7% menos de los registrados en 2008 para la fecha (34.879). El documento oficial que se filtró del despacho de Salud evidencia, que si bien existe un descenso, éste podría ser temporal, debido al crecimiento constante que muestra el número de enfermos reportados en las últimas diez semanas. De 736 casos registrados entre el 12 y el 18 de julio de 2009 (semana 28) se pasó a contabilizar 1.827 entre el 20 y el 26 de septiembre 2009 (38).

Los estados con mayor número de casos son: Aragua (3.948), Lara (3.263), Barinas (3.011), Zulia (2:550) y Monagas (2.197).

Otra dato que llama la atención es el de fallecimientos. Los reportes epidemiológicos de las regiones registraron hasta el 26 de septiembre 2009, siete decesos por dengue: tres en Lara, tres en Aragua y dos en Carabobo. En 2008 el Ministerio de la Salud no contabilizó muertes por la enfermedad.

Con relación al dengue hemorrágico, hasta el 26 de septiembre de 2009, el Ejecutivo nacional había confirmado 2.731 casos lo cual representa 8,1% del total de enfermos. La incidencia entre fiebre dengue/dengue hemorrágico de 18 a 1.

De acuerdo con datos atribuidos al Ministerio de Salud, hasta el pasado 12 de diciembre el ministerio venezolano de salud reportó un total de 61.688 casos de dengue, lo que representa un 38% más que los 44.648 registrados en el mismo período de 2008. El rotativo caraqueño añadió que "hasta el 5 de diciembre" pasado se confirmó la muerte de 14 personas enfermas de dengue, un dato que, indicó el diario, "fue suprimido de los boletines" epidemiológicos oficiales.

De acuerdo con el boletín epidemiológico de la semana número 16: 2010-obtenido de manera extraoficial pues el Ministerio de Salud dejó de publicar esta información desde agosto de 2007- Miranda registró entre el 18 y el 24 de abril al menos 204 casos de dengue, en comparación con los 20 que fueron reseñados durante 2009 para el mismo período.


En el cuarto lugar de la lista, pasando Mérida y Táchira, está el Distrito Capital, con 130 personas afectadas en la misma semana epidemiológica, a diferencia de los 14 casos de hace un año. El acumulado de 2010 en todo el país ya va por 26.724 casos (el doble de 2009), de los cuales 10,2% son hemorrágicos. Si se analizan las estadísticas de los últimos cinco años, el número de casos resulta totalmente atípico, sobre todo por tratarse del período de sequía. El promedio histórico de personas afectadas con dengue en el país en la última semana de abril varía entre 500 y 700 casos aproximadamente; sin embargo, en 2010 la cifra se elevó a 1.504.

José Félix Oletta, ex ministro de Salud, detalla que este brote epidémico se inició en junio de 2009 y no se han tomado medidas para controlar el aumento de los casos. "En las últimas cuarenta semanas ya suman más de 56 mil casos acumulados, se llegaron a registrar hasta 3.000 casos semanales en el país a finales de octubre.

El dengue es una de las enfermedades virales más difundidas en el mundo y se presenta como endemia o epidemia, en las regiones tropicales y subtropicales de Asia, Africa y América Latina. Es causada por cualquiera de cuatro virus estrechamente relacionados o serotipos (DEN-1, DEN-2, DEN-3 ó DEN-4).

La denominación de "dengue" fue introducida en 1828 para describir un síndrome desconocido, caracterizado por la presencia de fiebre, exantema (erupción) y artralgias (dolores articulares) que azotaba para la época la región del Caribe. Deriva de una palabra homónima del dialecto Swahili que significa "temblores bruscos causados por un espíritu maligno".

Es en el año 1954 cuando pediatras filipinos describen por primera vez el dengue hemorrágico (DH) y el síndrome de shock del dengue (SSD) y 2 años después, en 1956, Hammon y colaboradores identifican el virus.

El dengue es esencialmente una enfermedad humana que es transmitida por el mosquito Aedes aegypti infectado por el virus. Dicho insecto tiene hábitos peridomésticos, por lo que la enfermedad tiene una distribución urbana.

Es una enfermedad de la estación lluviosa, época en la que aumenta la población de zancudos; sin embargo, en áreas hiperendémicas tropicales (como nuestro país), puede presentarse durante todo el año.

En el hemisferio occidental han ocurrido epidemias períodicamente durante los últimos 200 años. Sin embargo, en los pasados 20 años la transmisión del dengue y la frecuencia en las epidemias han aumentado considerablemente en la mayoría de los países tropicales de las Américas.

En las Américas, el dengue se ha convertido en una enfermedad endémica desde la década de 1970, con una tendencia continua de aumento en su incidencia. El número medio anual de casos notificados entre 1989 y 1993 aumentó más de 50 veces, en comparación con el período anterior de 5 años. Para el año 2004 la Organización Panamericana de la Salud en el año 2004 (O.P.S) reportó:

 

Subregion Dengue clásico Dengue hemorrágico Muertes
Andina 72.576             4.485                24           
América Central 43.644             2.612                7           
Sur América 110.463             77                3           
Caribe 6.749             178                16           

Publicidad

Publicidad

Publicidad

 

 

En Venezuela circulan los cuatro tipos de virus de dengue, por lo tanto, hay una endemia permanente, es decir, picos de la incidencia de esta enfermedad están regulados por la cantidad de vectores (mosquitos) y la inmunidad de la población. El dengue es ocasionado por cualquiera de los cuatro serotipos de virus que no desencadenan inmunidad cruzada, lo cual significa que una persona puede infectarse y enfermar por cada uno de ellos.

Cada año pueden haber epidemias de dengue ya que la población no protegida de niños o adultos (a todo el que se infectó con dos tipos de virus diferentes estará inmune) que se expone a un nuevo serotipo puede tener dengue. En épocas de lluvias, cuando la población de mosquitos aumenta, el riesgo a que ocurran epidemias también aumenta.

Hay muchas razones sociales para la expansión del dengue en las Américas, entre las que destacan:

  • Extensas infestaciones del vector debido a la falta de programas de control o a su ineficacia: Si bien ha habido un deterioro general en las actividades de control del vector, se agrega el que algunos métodos tradicionales de control no son eficaces contra el Aedes aegypti (el mosquito transmisor de la enfermedad).

  • Los sistemas de abastecimiento de agua poco eficientes ocasionan la necesidad de almacenarla en recipientes, con lo que aumentan los sitios potenciales de reproducción del mosquito.

  • Un aumento en el uso de recipientes no biodegradables y un método deficiente de disposición de la basura permiten acumular un gran número de ellos, los cuales pueden mantener aguas estancadas y crear sitios ideales para la producción de mosquitos.

  • Un aumento de los viajes aéreos, lo cual ha permitido que las personas propaguen el virus rápidamente de un país a otro.

  • Un aumento de la densidad de población en áreas urbanas en expansión.

Con la abundancia de Aedes aegypti en las Américas, existe el peligro que continuará esta tendencia de empeoramiento y a menos que mejoremos los esfuerzos de control de la enfermedad, dos mil millones y medio de personas en las zonas tropicales del mundo están a riesgo de contraer el dengue.

Manifestaciones clínicas.

Existen cuatro síndromes clínicos del dengue:

  1. Fiebre indiferenciada.
  2. Fiebre de dengue o "Dengue Clásico".
  3. Dengue hemorrágico.
  4. Síndrome de Shock del dengue. (forma grave de DH)

La transmisión es indirecta, a través de los vectores biológicos mencionados. Se realiza por la picadura del mosquito hembra infectado. Las hembras se infectan cuando se alimentan de sangre contaminada, cuyas proteínas requieren para el desarrollo de los huevos. El insecto está muy adaptado al ambiente urbano. Es una especie diurna, con mayor actividad a media mañana y poco antes de oscurecer. No hay transmisión por contacto directo con una persona enferma, sus secreciones, ni por contacto con fuentes de agua o alimentos.

Su período de incubación gira alrededor de los 7 días. El tiempo intrínseco de transmisibilidad corresponde al de la viremia de la persona infectada. Comienza un día antes del inicio de la fiebre y se extiende hasta el 6° u 8° día de la enfermedad.

La infección que causa el virus resulta en un amplio espectro de presentaciones clínicas, que van desde formas asintomáticas y subclínicas hasta cuadros muy graves con compromiso vascular, afección de órganos y sistemas que se asocian a mortalidad. La fiebre indiferenciada puede ser la manifestación más común del dengue. Un estudio de infección de dengue realizado en Bangkok, Tailandia, (Burke, DS., et al. Am J Trop Med Hyg 1988; 38:172-80) encontró que la mayoría de los infectados por el virus del dengue (90 de 103) 87% fueron asintomáticos o mínimamente sintomáticos. Otros estudios que incluyeron todos los grupos de edad también demuestran una transmisión silenciosa.

El espectro clínico del dengue tan variado explica la diversidad de cuadros clínicos que podemos encontrar en una población durante una epidemia, pero la mayoría de los pacientes estarán con sintomatología leve y posiblemente ni siquiera buscarán atención médica; otros tendrán síntomas inespecíficos y otros estarán muy afectados, con gran postración y quizás con una evolución desfavorable, deterioro clínico y muerte; a veces en pocas horas.

Cada uno de los cuatro virus del dengue puede producir cualquiera de las manifestaciones clínicas.

La fiebre de dengue o dengue clásico es una enfermedad viral aguda caracterizada por:

  1. Fiebre, frecuentemente alta y repentina. Tradicionalmente se observaba fiebre alta resistente a los antipiréticos, pero recientemente también se está viendo casos incluso con febrícula (Temperatura superior a 37º C e inferior a 38º C)

  2. Dolor de cabeza fuerte, frecuentemente descrito como retro-ocular.

  3. Mialgias (dolores musculares) y artralgias (dolores articulares) que pueden ser muy severas.

  4. Náuseas y vómitos.

  5. Puede estar presente desde los primeros días, una erupción cutánea en diferentes etapas de la enfermedad, cuyo aspecto puede ser variable: puede ser maculopapular, petequial o eritematosa. No se ha demostrado que el exantema sea un factor de pronóstico.

  6. Manifestaciones hemorrágicas, que se explicarán más adelante.

  7. Anorexia, gran astenia, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

  8. Los síntomas respiratorios (tos, rinitis, faringitis) son frecuentes.

  9. Otros síntomas menos comunes, tales como picazón y alteraciones en el sentido del gusto, particularmente un sabor metálico o amargo.

Su evolución depende mucho de la edad del paciente. Los lactantes y pre-escolares pueden presentar una enfermedad febril, de curso benigno o una sintomatología moderada, con fiebre acompañada de eritema cutáneo.

Los escolares, adolescentes y adultos, generalmente presentan manifestaciones más severas; se inicia con fiebre alta (39 a 40°C), que aparece entre los 3 y 5 días de su contagio, caracterizada por un inicio brusco, intermitente y mantenida durante los primeros 3 días, a partir de cuando sobreviene un período de remisión pudiendo reaparecer con menor intensidad posteriormente.

El curso de la enfermedad del dengue tiene tres etapas clínicas:

  1. Etapa febril; la única para la inmensa mayoría de los enfermos.  Es variable en su duración y se asocia a la presencia del virus en sangre (viremia). Como en otras enfermedades, la evolución hacia la curación pasa por la caída de la fiebre y durante la misma el enfermo va a tener sudoración, astenia o algún decaimiento, toda esta sintomatología es transitoria. La caída de la fiebre se asocia al momento en que el paciente se agrava, y la defervescencia (transición de la etapa febril a la etapa afebril), anuncia el inicio de la etapa crítica de la enfermedad. En la fase febril no es posible reconocer si el paciente va a evolucionar a la curación espontánea o si es apenas el comienzo de un dengue grave, con choque o grandes hemorragias.
     

  2. Etapa crítica. Entre el 3º y 6º día para los niños, y entre el 4º y 6º día para los adultos (como período más frecuente pero no exclusivo de los enfermos que evolucionan al dengue grave), la fiebre desciende, el dolor abdominal se hace intenso y mantenido, se observa derrame pleural o ascitis, los vómitos aumentan en frecuencia y comienza la ETAPA CRÍTICA de la enfermedad, por cuanto es el momento de mayor frecuencia de instalación del shock. También en esta etapa se hace evidente la hepatomegalia. La presencia de signos de alarma es muy característico del transito a esta etapa y anuncian complicaciones tales como el shock. Coincide con la extravasación de plasma y su manifestación más grave es el shock, que se evidencia con frialdad de la piel, pulso filiforme, taquicardia e hipotensión. A veces, con grandes hemorragias digestivas asociadas, así como alteraciones hepáticas y quizás de otros órganos. El hematocrito se eleva en esta etapa y las plaquetas que ya venían descendiendo alcanzan sus valores más bajos.

    Existen signos de alarma que anuncian la inminencia del shock, tales como el dolor abdominal intenso y continuo, los vómitos frecuentes, la somnolencia y/o irritabilidad, así como la caída brusca de la temperatura que conduce a hipotermia a veces asociada a lipotimia. Estos signos identifican precozmente la existencia de una pérdida de líquidos hacia el espacio extravascular que por tener un volumen exagerado y producirse de manera súbita el paciente difícilmente podrá compensar o no podrá compensar por sí solo.

    El Shock por dengue está presente en la inmensa mayoría de los enfermos que agravan y fallecen, como causa directa de muerte o dando paso a complicaciones tales como: hemorragias masivas, coagulación intravascular diseminada, edema pulmonar no cardiogénico, fallo múltiple de órganos (síndrome de hipoperfusión-reperfusión).

     

  3. Etapa de recuperación. Generalmente se hace evidente la mejoría del paciente, pero en ocasiones existe un estado de sobrecarga líquida, así como alguna coinfección bacteriana.

El aumento de la cuenta de glóbulos blancos es un indicador útil para la predicción del aumento de las plaquetas y esto es un índice útil en el tratamiento del dengue hemorrágico.

En la enfermedad leve el aumento de las plaquetas ocurre simultáneamente con la de recuento total de blancos y el aumento de las plaquetas, se produce antes de principios de la defeverscencia de la fiebre en comparación con una enfermedad grave en las plaquetas siguen bajando hasta la defeverscencia de la fiebre y no empiecen a aumentar a raíz de eso. En la enfermedad grave, el aumento de las plaquetas tiene un retraso de 24 a 48 horas después del aumento de la cuenta blanca total.

La fiebre se acompaña de malestar general, dolor de cabeza intenso, dolor retro-ocular, mialgias, artralgias y postración. También pueden presentarse adenomegalias (crecimiento de los ganglios), esplenomegalia (aumento de tamaño del bazo) y exantema, aunque no son constantes, así como manifestaciones gastrointestinales como náuseas, vómitos, etc.

Algunos enfermos con dengue pueden manifestar alteraciones de un órgano o sistema por lo que se les han llamado “formas graves de dengue con compromiso de órganos”, en ocasiones asociadas a extrema gravedad y muerte.

Por su relativa poca frecuencia también se les ha llamado “formas atípicas de dengue”, a veces asociadas a una determinada predisposición individual u otra enfermedad previa o coexistente (infecciosa o no infecciosa), que resultan de la afectación especialmente intensa de un órgano o sistema: encefalopatía, miocardiopatía o hepatopatía (es frecuente que exista alguna alteración hepática, generalmente recuperable) por dengue, así como la afectación renal con insuficiencia renal aguda y otras que también se asocian a mortalidad.

Algunos casos se pueden presentar  o desarrollar, señales y síntomas encefalíticos o encefalopáticos, tales como:

  • Nivel reducido de conciencia, incluso letargo, confusión y coma.
  • Convulsiones.
  • Rigidez en la nuca.
  • Parálisis.

Fondo de ojo: Depósitos lipídicos intra-retinales como secuela de la exudación observada inicialmenteEl dengue es una enfermedad muy dinámica, a pesar de ser de corta duración (no más de una semana en casi el 90% de los casos). Su expresión puede modificarse con el paso de los días y puede también agravarse de manera súbita; por lo cual el enfermo necesita que el médico realice seguimiento, preferentemente en forma diaria si existe algún signo de alarma.

Los hallazgos oftalmológicos incluyen (al examen del fondo de ojo) hemorragias retinianas, como un signo de permeabilidad vascular aumentada y de ruptura de la barrera retiniana, así como exudados algodonosos (maculopatía exudativa) que representan microinfartos de las capas de fibras nerviosas, debido a oclusión de arteriolas precapilares.

Al realizar angiografía fluoresceínica también se evidencia hipoperfusión, en virtud de un llenado coroidal demorado. También puede presentarse neuritis óptica bilateral, con disminución de la agudeza visual que puede llegar a ser severa y alteración de la visión de los colores, como un síntoma de afectación del sistema nervioso central. Pueden producirse depósitos lipídicos intra-retinales como secuela de la exudación observada inicialmente, con disminución permanente de la agudeza visual (imagen).

Algunos de estos casos pueden desarrollar subsiguientemente dengue hemorrágico típico.

Hasta una tercera parte de los pacientes pueden desarrollar manifestaciones hemorrágicas, generalmente leves, tales como:

  • Hemorragias cutáneas: petequias y equimosis (extravasación de la sangre en el interior de la dermis, debido a la rotura de pequeños vasos).

  • Sangrado gingival (por encías) o nasal.

  • Sangrado gastrointestinal: hematemesis, melena y hematoquecia, cuya gravedad puede variar desde muy ligera a muy grave.

  • Hematuria, (sangre en la orina) que por lo general es microscópica.

  • Aumento del flujo menstrual.

La mayoría de los casos de fiebre de dengue tienen un curso autolimitado y nunca progresan al dengue hemorrágico (DH). El DH es causado por infección de un tipo de virus de dengue, cuando ya había ocurrido una previa infección por otros de los virus que causan el dengue, es decir, cuando la infección es heteróloga, secundaria.

Cuando hay epidemias de DH es porque un nuevo tipo de virus comienza a circular en dicha localidad y las personas no tienen inmunidad completa para protegerse de ese nuevo tipo de virus de dengue. Precisamente la presencia de anticuerpos no neutralizantes del virus hace que la enfermedad se complique dando paso al DH.

Los factores asociados con la incidencia del DH son:

  • Cepa del virus: El DH puede ocurrir en infección primaria con ciertas cepas genéticas del virus.

  • Anticuerpos anti-dengue preexistentes, ya sea causados por infección previa o por anticuerpos maternos transmitidos a los lactantes.

  • Genética de huésped: la raza parece ser un factor: los datos provenientes de Cuba sugieren que la raza blanca puede estar a mayor riesgo, mientras que la negra tiene menor riesgo.

  • Edad: si bien en el sudeste asiático los niños son los más afectados, en las Américas no hay distinción de edades.

  • Mayor riesgo en infecciones secundarias: estimulación de infecciones virales, dependiente de los anticuerpos.

  • Mayor riesgo en localidades con dos o más serotipos en circulación simultánea a altos niveles (transmisión hiperendémica): se aumenta la probabilidad de aparición de cepas virulentas, lo cual aumenta la probabilidad de DH y de una infección secundaria, con mayor chance de inmunoestimulación y DH.

El dengue hemorrágico ocurre con mayor frecuencia en segundas infecciones con el virus del dengue, pero el fenómeno parece estar restringido principalmente a infecciones con ciertas cepas virales, identificadas inicialmente en el sudeste asiático.

El potencial para que estas cepas produzcan epidemias de DH puede estar relacionado con su capacidad de producir mayores concentraciones del virus circulante en la sangre o su capacidad de producir infección tanto en el huésped humano como mosquito.

Los estudios de cohorte en el sudeste asiático han demostrado que las infecciones secundarias en las que el DEN-2 es el serotipo infectante, tienen mayor probabilidad de producir DH que las infecciones con otros serotipos, seguido muy de cerca por el DEN-3. El riesgo es algo menor cuando el segundo virus infectante es el DEN-4 o DEN-1 (en este orden).

En algunos casos, la hemorragia puede ser franca y lo suficientemente grave como para causar shock debido a la pérdida de sangre.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, hay cuatro criterios, todos los cuales se deben cumplir para satisfacer la definición de caso de DH:

  1. Fiebre o historia reciente de fiebre aguda.

  2. Manifestaciones hemorrágicas.

  3. Contaje de plaquetas por debajo de 100.000/mm3 .

  4. Evidencia objetiva de aumento de la permeabilidad capilar, demostrado por uno o más de los siguientes hallazgos:

    • Hematócrito elevado (definido como un 20% o más sobre lo usual o una disminución similar después del tratamiento de reemplazo de volumen);

    • Bajo nivel de proteínas en suero.

    • Derrames pleurales u otras efusiones.

La mayoría de los pacientes de DH no entran en shock; la mayor parte de los que progresan al shock presentan ciertas señales de peligro antes de manifestar insuficiencia circulatoria, entre las que se incluyen:

  1. Dolor abdominal intenso y mantenido.

  2. Vómitos persistentes.

  3. Cambio abrupto de fiebre a hipotermia, con sudoración y postración.

  4. Cambio en el estado mental del paciente, sufriendo de agitación o somnolencia.

Todas ellas son señales de shock inminente.

Se han documentado algunas presentaciones poco usuales de fiebre de dengue grave que han tenido una alta mortandad sin progresar a través del DH. Estos pacientes pueden presentar:

  • Encefalopatía.
  • Insuficiencia hepática o hepatitis fulminante.
  • Cardiomiopatía.
  • Hemorragia gastrointestinal severa.

 

Diagnóstico diferencial.

En regiones no endémicas, es importante determinar el historial de viajes del paciente, si ha viajado a una región de dengue endémico y cuándo ha tenido lugar dicho viaje.

En regiones endémicas como Venezuela debe tenerse en mente el diagnóstico de dengue de manera permanente, ante la presencia de las manifestaciones clínicas descritas.

El diagnóstico diferencial (otras enfermedades que pueden presentar los mismos síntomas) del dengue incluye:

  • Influenza
  • Sarampión
  • Rubéola
  • Malaria
  • Fiebre tifoidea
  • Leptospirosis
  • Meningococcemia
  • Infecciones por Rickettsia
  • Sepsis
  • Otras fiebres hemorrágicas virales.

Desafortunadamente, la mayoría de los pacientes que buscan atención médica lo hacen entre el tercer y sexto día después de la aparición de la enfermedad y durante este tiempo, es casi imposible diagnosticar la infección de dengue de manera definitiva, ya que a pesar de que existen pruebas que detectan la presencia de anticuerpo IgM en la sangre (Banda señalada con la flecha en la imagen de la derecha), ésta sólo alcanza niveles que se consideran positivos de 2 a 3 días después de que la fiebre disminuye por debajo de 38 C. Esto ocurre aproximadamente al sexto día de enfermedad para la mayoría de los pacientes.

 

Etiología de la enfermedad.

El virus causante del dengue es un arbovirus y dentro de este grupo, es un flavivirus, de la misma familia que los virus que causan la fiebre amarilla, la encefalitis de San Louis, la fiebre del Nilo occidental y la encefalitis japonesa. Todos estos virus son transmitidos por mosquitos.

El virus del dengue tiene cuatro serotipos, conocidos como DEN-1, 2, 3 y 4. Los cuatro pueden causar enfermedad grave y mortal. Hay una variación genética dentro de cada uno de los cuatro serotipos y algunas variantes genéticas de cada uno parecen ser más virulentas o tener mayor potencial epidémico.

Cada serotipo de virus produce inmunidad específica para toda la vida contra el mismo serotipo, así como una inmunidad cruzada a corto plazo contra los otros tres serotipos, que puede durar varios meses. La inmunidad inducida por un serotipo es poco protectora contra otro serotipo.

Las personas que han experimentado una infección de dengue desarrollan anticuerpos que pueden neutralizar el virus del dengue del mismo serotipo. En una infección subsiguiente, (con un serotipo diferente) los anticuerpos preexistentes forman complejos con el nuevo serotipo infectante, pero no lo neutralizan, lo que hipotéticamente permitiría que mayor número de virus se replique en el enfermo.

El ciclo de transmisión del virus del dengue por el mosquito Aedes aegypti comienza con una persona infectada con el dengue. Esta persona tendrá el virus circulando en su sangre, lo que dura aproximadamente cinco días. Durante este, un mosquito hembra pica a la persona y se infecta al ingerir sangre que contiene el virus. Seguidamente, el virus se replica dentro del mosquito, de ocho a doce días.

Luego, el mosquito pica a una persona susceptible y le transmite el virus, así como a cualquier otra persona susceptible que el mosquito pique durante el resto de su vida.

El virus se replica en la segunda persona y produce síntomas, los cuales comienzan a aparecer, en promedio de cuatro a siete días después de la picadura de mosquito, aunque puede durar de tres a 14 días.

La viremia (circulación de virus en la sangre) comienza algo antes de la aparición de los síntomas y estos pueden durar de tres a 10 días, con un promedio de cinco días y pueden persistir durante varios días después de haber concluido la viremia.

Mosca con el dengue, que vienen las lluvias!El vector epidémico más común del dengue en el mundo es el mosquito Aedes aegypti. Éste se puede identificar por las bandas blancas o patrones de escamas en sus patas y tórax. También se ha involucrado recientemente al Mosquito "Tigre": (Aedes albopictus) pertenece a la familia Culicidae, se caracteriza por el color de su abdomen puntiagudo y patas a bandas blancas y negras. Tiene una longitud de unos 5 mm. Como otra especies de mosquitos, la hembra posee una trompa fina y alargada, el probóscide, que a modo de punzón, utiliza para picar y extraer sangre de los mamíferos, de la que aprovecha las proteínas que necesita para el desarrollo de los huevos. Los machos de la especie, al igual que la de otros mosquitos, se alimentan de néctar. Su picadura, incluso a través de la ropa es muy molesta, pudiéndose producir en las horas diurnas en las que las especies autóctonas no suelen picar. El mosquito tigre se reproduce en nichos ecológicos donde existan pequeñas cantidades de agua sobre todo si se hallan en lugares sombreados por ejemplo jardines con plantas o hierbas abundantes.

Es una especie invasiva originaria del sudeste de Asia, habiéndose extendido por América y Europa d
esde 1979 y posteriormente por la zona del Pacífico . Se cree que su llegada pudiera haberse producido durante el transporte de personas, o de mercancías con restos de agua acumulada como pueden ser neumáticos usados, plantas ornamentales como es el caso del bambú, etc.

El dengue se transmite por un mosquito hembra infectado. El Aedes aegypti se alimenta primordialmente durante el día y pica principalmente por la mañana o en las últimas horas de la tarde en áreas cubiertas.

El Aedes aegypti hembra prefiere depositar sus huevos en recipientes artificiales en lugar de naturales, que tienen agua relativamente limpia y se encuentran cerca de las viviendas humanas.

“Relativamente limpia” significa, agua almacenada en recipientes descubiertos, bien para el consumo humano o animal o donde se ha acumulado agua de lluvia, materos de plantas, basura, etc.

Uno de los primeros pasos en lograr la participación de la comunidad es hacer que sus miembros conozcan los conceptos básicos con respecto al dengue y al mosquito transmisor: Dónde pone sus huevos, la vinculación entre las larvas y los mosquitos adultos, la transmisión de la enfermedad, sus síntomas, peligros y tratamiento.Mosquito tigre

Muchos factores pueden actuar como barreras o motivadores en influenciar la participación de la comunidad en las medidas de control del dengue, entre los que destacan los factores ambientales, tales como una carencia de agua potable en la comunidad y la necesidad de almacenar el agua, así como la falta de una disposición adecuada de la basura.

También existen factores de actitud, tales como las creencias con respecto a las causas, el tratamiento y la prevención de enfermedades febriles (si se percibe o no al dengue como una enfermedad peligrosa, o si las personas tienen dificultad en vincular las larvas acuáticas con el mosquito volador) y factores comunitarios, tales como su cultura, así como la presencia de otros problemas prioritarios.

Cualquier esfuerzo para ayudar a una comunidad a sobreponerse a sus barreras y a motivarse a participar en los esfuerzos de prevención del dengue, debe comenzar con un entendimiento de estos diversos factores.

Quizás lo más importante de todo es tomar conciencia de que el dengue es una realidad que nos puede afectar a todos; tenemos que hacer lo posible por evitar los criaderos del zancudo en nuestra casa y sus alrededores. Por otra parte, si alguno de los miembros de nuestra familia presenta fiebre además de otros síntomas clínicos como los descritos anteriormente, debe ser evaluado por un médico para descartar que no sea un dengue y tomar las medidas pertinentes a tiempo.

  • http://www.eluniversal.com/2009/10/19/pol_art_venezuela-tiene-once_1618462.shtml

  • http://caracas.eluniversal.com/2010/05/06/ccs_art_aumentan-diez-veces_1888790.shtml

  • CDC Dengue Fever. http://www.cdc.gov/ncidod/dvbid/dengue/index.htm

  • 2004: Number of Reported Cases of Dengue & Dengue Hemorrhagic Fever (DHF), Region of the Americas (by country and subregion): http://www.paho.org/english/ad/dpc/cd/dengue-cases-2004.htm

  • Reyes, H. y Navarro, P. Enfermedades infecciosas virales. Ed. Disinlimed. 1990. pp: 283-293.

  • Dengue Fever: Yellow Book 2003-4: CDC Travelers' Health: http://www.cdc.gov/travel/diseases/dengue.htm

  • Hunt, M. ARBOVIRUSES AND OTHER ZOONOTIC VIRUSES: http://www.med.sc.edu:85/mhunt/arbo.htm

  • Haritoglou, C. et al. A tourist with dengue fever and visual loss. Lancet 2002; 360: 1070

  • Red de Dengue y enfermedades virales hemorrágicas en Venezuela: http://www.virus-venezuela.org/

  • Sulaiman, Saadiah et al: TREND IN THE CLINICAL SYMPTOMS AND HAEMATOLOGICAL PROFILE OF DENGUE HAEMORRHAGIC FEVER (DHF) AMONG HOSPITALISED PATIENTS IN KUALA LUMPUR, A USEFUL INDICATOR OF DISEASE ACTIVITY. http://www.eimjm.com/Vol2-No2/Vol2-No2-B3.htm

  •  

     

    Dr. Rigoberto J. Marcano Pasquier

    Medicina Interna
     
    Ambulatorio Medis.

    Av. José María Vargas. Centro Comercial Santa Fe.

    Nivel C3. Consultorio 2.
    Caracas. Venezuela.
    : @rigotordoc
     

    Última actualización: noviembre 30, 2013

    Inicio  Servicios  Temas de salud  Preguntas frecuentes  Directorio  Enlaces  Contáctenos

    Primeros Auxilios   Significado de los exámenes de laboratorio clínico

    Búsqueda avanzada

    Formatos para control de parámetros clínicos

    Términos legales y condiciones para el uso de los recursos en línea


    Publicidad

    © Derechos reservados.

    medicinapreventiva.com.ve