www.medicinapreventiva.com.ve  

El consumo de frutos secos de casi cualquier tipo mejora los niveles de lípidos en la sangre.

El consumo de frutos secos y de casi cualquier tipo de nuez, mejora los niveles de lípidos en la sangre, disminuyendo los niveles de colesterol total y Colesterol-LDL (Malo) y mejora significativamente la relación de lípidos, de acuerdo con los resultados de un meta-análisis realizado por Joan Sabaté y colaboradores, publicado el 10 de mayo 2010 en Los Archivos de Medicina Interna.

 

Inicio

Servicios

Chequeo Preventivo

Preoperatoria Express!

Evaluación Preoperatoria

Preguntas frecuentes

Directorio

Enlaces

Contáctenos

Estudios epidemiológicos recientes sugieren que el riesgo de cardiopatía coronaria es de casi un 40% menor entre las personas que comían al menos cuatro porciones de nueces o frutos secos por semana, en comparación con aquellas que nunca o muy rara vez consumían frutos secos. En 2003, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) emitió una afirmación acerca de que el consumo de determinados frutos secos (almendras, avellanas, nueces, pistachos, nueces y maní) podría reducir el riesgo de cardiopatía. Los objetivos de este estudio fueron estimar los efectos del consumo de frutos secos sobre los niveles de lípidos sanguíneos y examinar si diferentes factores modifican los efectos. En un análisis conjunto, se utilizaron modelos lineales mixtos para evaluar los efectos del consumo de frutos secos y de sus posibles interacciones.

Los efectos reductores del colesterol de los frutos secos son dosis dependiente y son más pronunciados en los individuos con mayores niveles de colesterol LDL basales, así como en aquellos con un bajo índice de masa corporal (IMC), según los investigadores.

Los hallazgos confirman los resultados de estudios epidemiológicos que muestran que el consumo de nueces reduce el riesgo de cardiopatía coronaria y apoya la inclusión de nueces en las intervenciones terapéuticas dietéticas para mejorar los niveles de lípidos en sangre y las lipoproteínas y para disminuir el riesgo de enfermedad coronaria.

En este meta-análisis, los investigadores examinaron el efecto del consumo de frutos secos sobre los niveles de lípidos en la  sangre, y si estos efectos varían en diferentes poblaciones, por tipo de frutos secos, por la dieta, y por el IMC. En total analizaron 25 estudios realizados en 7 países en los que se cuantificaron 583 hombres y mujeres con niveles normales de lípidos y presión sanguínea que no estaban tomando medicamentos para reducir los lípidos. A través de los distintos estudios, el consumo diario de frutos secos estuvo entre 23 a 132 g, e incluyó varios tipos de frutos secos, tales como almendras, nueces, pistachos, almendras y pecanas.

El consumo de 67 g de frutos secos por día, el consumo medio en los 25 estudios, reduce el colesterol total y el LDL colesterol 10,9 mg/dl y 10,2 mg/dl, respectivamente. Asimismo, mejoró significativamente la relación de colesterol LDL / colesterol HDL y la relación entre colesterol total y colesterol HDL. No hubo un efecto significativo en los niveles de colesterol HDL, y ningún efecto sobre los triglicéridos, aunque se observó una reducción de los niveles de triglicéridos en individuos con niveles iniciales más altos.

Cambios en los lípidos de la sangre y los niveles de lipoproteínas

Lípido Sérico Cambio medio (95% IC), mg / dL El cambio promedio,% p valor
Colesterol total -10.9 (-14.1 A -7.8) -5,1 <0,001
LDL colesterol -10,2 (-13,1 A -7,4) -7,4 <0,001
HDL colesterol 0,09 (-1,00 a 1,19) 0,2 0,88
Colesterol LDL/HDL -0,2 (-0,3 A -0,1) -8,3 <0,001
Colesterol total/HDL colesterol -0,2 (-0,3 A -0,1) -5,6 <0,001
Trigliceridos -3,1 (-7,2 A 1,2) -2,8 0,15
Triglicéridos basales <150 mg / dL) 0,7 (-3,2 a 4,7) 0,7 0,74
Triglicéridos basales >150 mg / dL) -20.6 (-30.7 A -9.9) -10,2 <0,05

El efecto del consumo de los frutos secos fue similar en hombres y mujeres, a través de diferentes grupos de edad y fue observado independientemente del fruto seco específico consumido.

Los efectos reductores del colesterol, sin embargo, fueron más grandes entre los individuos con mayores niveles de colesterol LDL basal. Por ejemplo, entre aquellos con niveles de colesterol LDL <130 mg / dl al inicio del estudio, la reducción del colesterol LDL fue de 3,5 mg / dl, mientras que fue de 18,4 mg / dL entre los que tienen un nivel inicial > 160 mg / dL. Por el contrario, los efectos reductores del colesterol fueron más grandes entre los individuos con un IMC < 25 kg / m2, mientras que  fueron menores, aunque estadísticamente significativos, en aquellos con un IMC> 30 kg / m2.

 

  • Referencias: Joan Sabaté, et al Arch Intern Med. 2010;170(9):821-827. 

Nota: con la publicación de este artículo NO estamos fijando posición al respecto; sólo estamos publicando los resultados de investigaciones aparecidas en revistas médicas internacionales especializadas realizadas por los autores citados.

 

 

Dr. Rigoberto J. Marcano Pasquier

Medicina Interna
 
Ambulatorio Medis.

Av. José María Vargas. Centro Comercial Santa Fe.

Nivel C3. Consultorio 2.
Caracas. Venezuela.
: @rigotordoc
 

Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario

Publicidad

Publicidad
 
 

Última actualización: noviembre 30, 2013

Inicio  Servicios  Temas de salud  Preguntas frecuentes  Directorio  Enlaces  Contáctenos

Primeros Auxilios   Significado de los exámenes de laboratorio clínico

Búsqueda avanzada

Formatos para control de parámetros clínicos

Términos legales y condiciones para el uso de los recursos en línea


Publicidad

© Derechos reservados.

medicinapreventiva.com.ve